Preguntas Frecuentes - Ginecología

Se estima que hasta el 12% de la población femenina en edad reproductiva presenta el Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP), el cual se caracteriza por los siguientes signos y síntomas: Ganancia de peso (sobretodo en la región abdominal), acné, aparición de vello facial, piel grasosa, ausencia o irregularidad en la menstruación, infertilidad, niveles anormales de lípidos (grasas), desajuste hormonal, y una imagen típica en los ovarios a través de un ultrasonido. La causa principal es la resistencia a la insulina, es decir, la hormona encargada de regular la cantidad de glucosa en la sangre y de convertirla en energía. En algunos casos se cree que por factores genéticos, tal mecanismo falla y hay una resistencia a la insulina y un consecuente aumento de sus niveles en la sangre, lo cual se conoce como hiperinsulinemia.

La insulina, en niveles elevados, actúa de dos diferentes maneras: Primero junto con la hormona luteinizante (LH), estimula la producción de testosterona y, por otra parte, en el hígado disminuye la formación de la proteína que transporta la testosterona, la cual al transportarse libremente en la sangre favorece la aparición de los signos y síntomas antes descritos.

El tratamiento de elección del SOP es la administración de Metformina, la cual contrarresta la hiperinsulinemia: En un estudio realizado en Venezuela, por el Dr. E. Velázquez y colaboradores , se encontró que en 21 de 22 mujeres (95.7%) se restauró el ciclo menstrual después de seis meses de estar tomando la Metformina.

El tratamiento con Metformina se puede combinar con un antiandrógeno, llamado Acetato de Ciproterona, para contrarrestar los efectos masculinizantes causados por la testosterona. Antes de hacerlo, es indispensable la valoración por un Ginecólogo que cerciore que no existe ninguna contraindicación para su administración.

A la secreción lechosa, fuera del período de lactación, se le llama galactorrea; y, a la secreción no lechosa se le denomina telorrea. Si el líquido que produces es lechoso, quizá se deba a una Hiperprolactinemia, la cual comúnmente es acompañada de falta de ovulación, infertilidad e irregularidades menstruales. Son diversas las causas de la galactorrea:

a) Fisiológicas: (sueño prolongado, estímulo de la glándula mamaria, realizar deportes de alto rendimiento);

b) Medicamentosas: (anticonceptivos orales, antipsicóticos, y antiulcerosos);

c) Causada por enfermedades: (Trauma en tórax, hipotiroidismo, cirrosis hepática).

En todos los casos es necesario acudir con un Ginecólogo para que haga una valoración y diagnóstico precisos e indique el tratamiento oportuno.

El objetivo final de la reconstrucción de las Trompas de Falopio, también conocida como recanalización tubárica, es volver a hacerlas funcionales, después de que éstas fueron obstruidas debido a ligadura, corte ó ambos. Se estima que hasta un 77% de ésas operaciones son exitosas, pero eso depende básicamente de dos condiciones: la edad de la paciente, y la longitud final de la trompa después de haber sido reconstruida.

La técnica que se usa es una microcirugía, ya sea con un microscopio quirúrgico o con lupas de aumento. Para saber si te conviene someterte a ésta, primero debes cerciorarte que tu esposo posee la calidad espermática necesaria para procrear en circunstancias naturales, pues la calidad del esperma también varía con el tiempo. En caso afirmativo, tendrás que realizarte una laparoscopia diagnóstica, es decir, una cirugía ambulatoria que consiste en introducir un tubito de plástico por la cicatriz umbilical, para que un sistema de video verifique el tipo de salpingoclasia que te hicieron y el estado de las trompas de Falopio.

Si la calidad del esperma de tu esposo no es adecuada, ó si tus trompas no tienen las condiciones idóneas para ser reconstruidas, quizá lo correcto sea llevar a cabo una Técnica de Reproducción Asistida.

Se estima que entre el 2% y 20% de las mujeres con vida sexual activa, son portadoras del Virus del Papiloma Humano (VPH) en el cuello uterino. Existen más de 100 tipos y subtipos de este virus, algunos asociados a lesiones clínicas benignas comúnmente llamadas verrugas, y hay otros relacionados con lesiones subclínicas (no visibles), y otras asociados a cáncer del cuello uterino. Por eso, es importante realizarse un chequeo ginecológico anual, incluido el Papanicolaou, que sigue siendo un estudio básico para detectar lesiones debidas al VPH. Una vez diagnosticada la presencia de infección por VPH, es preciso llevar a cabo una colposcopia para descartar o confirmar lesiones en el cuello del útero, en la vagina y en genitales externos.

Para determinar el tipo de virus es necesario tomar una muestra del moco del cuello uterino, o una de sangre, y enviarla a un laboratorio para identificar el tipo de virus. En cuanto al procedimiento a seguir con la pareja sexual, hay que referirla con un Urólogo para que le realice un estudio llamado peniscopia.

En 90% de las pacientes infectadas con el VPH, la infección se resuelve espontáneamente y sin consecuencias, pero las portadoras crónicas son el grupo de mayor riesgo de desarrollar cáncer cervicouterino. El período que transcurre entre la exposición al VPH y la aparición de tal enfermedad es de entre 10 y 15 años. La prevención y el diagnóstico temprano es el mejor escenario en la esperanza de vida de una mujer, acude a tu revisión ginecológica anual.

Sobretodo en el segundo trimestre del embarazo, el cerebro aumenta la producción de la Hormona Estimulante de los Melanocitos, y los melanocitos son las células que originan un pigmento llamado Melanina. Esto causa paño, pero también existen otras factores, como la exposición a rayos ultravioleta, y la estimulación de las hormonas sexuales durante el embarazo.

Alrededor del 90% de las embarazadas presenta oscurecimiento de diversas áreas del cuerpo (areolas, región inguinal, zona axilar, y la llamada “línea morena” desde el ombligo hacia el pubis), aproximadamente, el 50%-70% (especialmente si son de piel morena) desarrolla algún grado de melasma o paño. Si este afecta únicamente la parte superficial de la piel (epidermis), suele desaparecer al concluir el embarazo. Pero, si afecta la parte profunda de la piel (dermis), persiste hasta varios años en un tercio de las pacientes.

Acude con un Dermatólogo para que indique el tratamiento apropiado a tu caso. Así mismo, evita tomar anticonceptivos hormonales, exponerte al sol directo y salir sin algún tipo de filtro solar de menos de 15 grados de protección.

Fuentes de Consulta

  1. Clinical Medical and Research 2004;2(1):13.
  2. Obstetrics & Gynecology 1997;90:392-395.
  3. Obstetrics & Gynecology. Lieberman. 104 (5):933.
  4. www.uninet.edu
  5. www.aepcc.org

Glosario

    Antiandrógeno: Sustancia que bloquea los efectos de las hormonas masculinas (andrógenos).

    Cirugía ambulatoria: Operación que no requiere hospitalización.

    Hiperprolactinemia: Aumento de la Hormona Prolactina, encargada de la producción de leche.

    Salpingoclasia:Método quirúrgico de planificación familiar que consiste en obstruir las Trompas de Falopio para evitar la unión entre el esperma y el óvulo.

    Reproducción Asistida: Unión de las células reproductoras-esperma y óvulo- en Laboratorio, para obtener uno ó más embriones y pasarlos al útero ó matriz.

©2017 Orygen - Organización en Reproducción y Genética. Todos los derechos reservados. Theme by Grupo Pereyra.

Política de Privacidad